En muchos años de asesorar a cientos de clientes difícilmente puedo contar unos pocos que tenían listo y disponible los recursos necesarios para contratar el seguro de sus sueños.

Si bien todos o casi todos tenemos claro que si llegamos a faltar nuestro mejor aliado sería un seguro de vida, por muchas razones postergamos la contratación.

Las justificaciones sobran; estoy pagando hipotecario, cambie el coche, estoy esperando cerrar un proyecto importante, en general la razón es tengo muchos gastos, el problema es que los imprevistos no esperan y sin duda es mejor algo que nada.

Sé que la afirmación suena lógica, pero les explico cómo podemos echar a andar un seguro de protección que puede convertirse en mi proyecto de ahorro o retiro cuando cierre ese proyecto o cuando termine los pagos que tengo comprometido es este momento. Existen productos en el mercado, que en un principio son muy económicos, tiene el costo de un seguro de pura protección, pero que a partir del segundo año se pueden convertir en un plan de ahorro o de retiro.

Esta flexibilidad nos permite proteger a nuestra familia en caso de que se llegara a faltar el día de hoy, pero también nos da la alternativa de ir preparando el terreno para crear el seguro de ahorro o retiro que en realidad deseamos.

No te quedes esperando…….